jueves, 13 de octubre de 2011

Salmón con salsa tártara.

Les hablé de mi padre, maestro de escuela en las Midlands. Allí no había un solo salmón en un radio de más de cien kilómetros, al menos entonces, y todos los veranos mi padre me llevaba a Escocia. Mi madre murió cuando yo era muy joven y él estaba demasiado ocupado durante el curso para dedicarse a mí. Normalmente era mi tía quien me cuidaba, pero cuando llegaba el verano íbamos a pescar a pequeños torrentes del norte de Escocia, en el Flow Country o la costa occidental. En aquellos tiempos no costaba mucho comprar un poco de cebo y permisos para dos cañas durante una semana. A veces íbamos a los estuarios de ríos más grandes donde podías comprar permiso y cebo para un día. También solíamos alquilar una cabaña y dormir allí. Mi padre y yo recogíamos leña y encendíamos una fogata, y cuando capturábamos algún pez me enseñaba a limpiarlo y asarlo. Todo aquello me quedó grabado para siempre. Recuerdo aquellos largos anocheceres en el norte, cuando el viento ahuyentaba los mosquitos, como los momentos más felices de mi vida.

Paul Torday, La pesca del salmón en Yemen.



Así están las cosas, alguien se picó en casa porque no había recibido "su receta". Alguien que celebró su retiro poniéndose un mandil y entrando in cucina. Así que esta receta es para mi padre, para que se anime a ir ampliando el recetario...
Ya recomendé mil veces el libro de Michel Roux, "Huevos", todas sus recetas salen, incluso aquellas que parecen más laboriosas están muy bien explicadas y con esos detalles que acaban siendo esenciales para que un plato resulte. Eso sí, abstenerse los que tengan problemas con el colesterol porque será por huevos y mantequilla. Como no quería comprarme todos sus libros de golpe, que me conozco, cuando hice un número relativamente alto de las propuestas de este recetario me compré el segundo: "Salsas". Dejo atrás mis experimentos con mermeladas y confituras y me dedicaré por un tiempo a experimentar con las salsas.
Empiezo con todo un clásico, la salsa tártara. A mí el pescado me encanta, pero como me gusta es a la plancha o al horno, así que no es que tengan mucho secreto las recetas. Creo que las salsas con el pescado lo único que consiguen es robarle el sabor. Con la excepción del bacalao y el salmón, en los que una salsa hace de contraste y pueden resultar platos muy interesantes. Además cuando queda algo de pescado frío ya no hay quién se lo coma, pero con una salsa como esta, un poco de trucha, salmón o un pescado blanco en frío, pueden estar riquísimos. Así que empiezo por el salmón al vapor con salsa tártara.

Ingredientes para la salsa tártara:

- 2 yemas de huevo cocidas.
- aceite de oliva (el chef francés lo hace con aceite de girasol)
- medio limón.
- una cucharada de cebolla picada muy fina, escaldada en agua y escurrida.
- 1 cucharada de cebollino fresco cortado muy fino.
-sal y pimienta recién molida.
- 1 cucharadita de mayonesa.

El pescado lo preparé con la vaporera de la olla a presión.
En un mortero machacamos las yemas hasta conseguir una pasta uniforme. Añadimos poco a poco un hilo de aceite y vamos amalgamando. Cuando consigamos la textura parecida a la mayonesa salpimentamos. Añadimos la cebolla, el cebollino, un poco de jugo de limón y mezclamos bien. Solo nos falta la cucharadita de mayonesa.
Papá, ¿tomaste nota?

12 comentarios:

  1. En mi caso es al revés, fue mi padre el que me contagió de su amor a la cocina, me encanta el texto que has escogido para acompañar a la receta, como me gustaría volver a compartir esos momentos con mi padre.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Mi padre sería absolutamente incapaz, nunca ha entrado en la cocina, no sabría por dónde empezar!! yo tomé el interés de mi madre, sin embargo a mi hermana no me gusta nada la cocina, y tampoco comer, así que tiene excusa.
    La salsa tártara me chifla, la hago mucho precisamente para el salmón, es un acompañamiento ideal.

    ResponderEliminar
  3. Entrañables recuerdos, encender el fuego en aquella cabaña al lado del padre, pescar y preparar el pescado...Algo así tenemos en una txabola en el bosque, cangrejos y algún lucio que devolvemos vivo porque no nos gusta su sabor.
    El plato de hoy es una mezcla perfecta.
    BESOS.

    ResponderEliminar
  4. Hai scelto davvero una bella pagina per commentare la tua ricetta. Il salmone così è divino! Grazie ed un abbraccio

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el salmón bien cocinado y este tiene esa pinta y con la salsa me chifla, besos

    ResponderEliminar
  6. Me encantan tus introducciones literarias. Solemos hacer algo parecido con trucha, la tartara, pienso, es de las mejores salsas para esos tipos de pescado. Besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el salmón y la salsa tártara, asi que me encantará junto como lo tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el salmón y la salsa tártara le queda genial. un beso

    ResponderEliminar
  9. A mi padre le gustaba cocinar... aunque no hacía estas exquisiteces!

    ResponderEliminar
  10. Esa salsa me chifla y con el salmón va perfecta... que suerte tu padre que le buscas recetas ricas y facilitas, una buena hija! Besos

    ResponderEliminar